Sendero

Caminando sobre un solitario sendero intento encontrar una ruta de vuelta a casa. Siento el peso de la jornada sobre mis hombros; el sol cae rojo detrás de las montañas. Es realmente un solitario camino, rodeado de abetos y setos espesos. Pero sigo caminando, con paso decidido, pues mi hogar está ahí delante: lo que he dejado atrás no es más que una posada donde descansé mis miembros fatigados. Sé que cuando la noche llegue desearé profundamente el sol, y el sol me recuerda a él. Puede ser que las sombras caigan muy lejos, pero toda noche está hecha de oscuridad. Y que quizás cuando la oscuridad caiga tu corazón encuentre la verdad.
Tu también caminarás un solitario camino, para encontrar el camino de vuelta a casa, y si crees en mí podrás encontrar ese sendero. Quizás si vamos juntos de la mano el viaje sea mas corto y menos fatigoso. Quizás si vas de mi mano avancemos mas rápido por estos senderos pedregosos, que son hostiles con los viajeros exhaustos. Deseo profundamente encontrar el sol. Y cae la oscuridad y las estrellas se posan sobre ti, iluminando el sendero. ¿Ya me crees entonces? Ahora una promesa vive dentro de ti.

(Publicado originalmente en febrero del 2009)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s