Navega Lejos

Pudiste creer en el cielo, pero preferiste mantener los pies bien puestos sobre la tierra.
Sabia decisión la tuya, como siempre crees tener la razón. Por eso cada mañana cuando te despiertas tienes un buen rostro, pensando que todo lo que has hecho está bien, que quien está a tu lado está bien.
Pero este espacio es tan grande, tan grande, que la perfección no puede caber en algo tan pequeño y tan insignificante como tu. Entonces, cuando te des cuenta de todos los errores que has cometido, ¿qué harás? No podrás regresar al pasado por mucho que le ruegues a Dios. Los entuertos en los que te metiste no se podrán solucionar pidiendo y añorando.
Pero no te preocupes, querido amigo, yo te amo y estoy aquí para ayudarte. Aún estas a tiempo para remediar esto que algún día te costará más de una lágrima. Pues eres inteligente y sabes, lo sabes…
Tan lejos y tan cerca, ¡tan presente! Muy, muy lejos, verdaderamente lejos, amigo, ahora ella navega. Aún así los susurros de las olas le hablan cada día, cada día de ti, y ella mira el mismo cielo que tú, y quizás sus ojos de alguna u otra manera se encuentran allá arriba, aunque no te des cuenta.
¡No seas idiota, amigo mío! Tienes que pensar que ni aún los más sabios conocen el fin de todos los caminos, y que no debes cerrarte a la posibilidad. Ella te ha esperado años. Ahora, levántate y ve. Ponte tu mejor traje y ve a su encuentro, quizás tenga algo para ti, quizás tenga más que palabras.
Pero está lejos… navega lejos ahora, muy muy lejos. Verdaderamente tendrás que apurarte si quieres tener algo ¿Ahí va tu amor, ves? En aquel barco la chica de tu vida te espera. Y perdiste tanto tiempo con su sombra, creyendo que era mejor mantenerse con lo seguro, pensando que la tierra que pisabas era firme y con eso te bastaba. Por eso quizás cada mañana levantabas tu rostro al cielo y te encontrabas con sus ojos, pero preferías ignorarlos.
Ahora la nave no está sujeta a ningún puerto; si en verdad deseas alcanzarla tendrás que lanzarte al mar y navegar por los torbellinos de la vida. Decídete ahora, mañana puede ser tarde. Mañana podrás pensar que dejaste ir al amor de tu vida.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s