Rochir

¡Rochir, Rochir! ¡Que con tu poder usaste de diana mi debilidad y de flecha tu dulzura! ¡Oh, hermoso Rochir, bardo de mi amor, misterioso crepúsculo, ténue luz del alma humana! ¡Tu hálito evoca en mí olores inspiradores, cuyo perfume me eleva hasta las regiones etéreas! Eres la revelación de que existe un destino más alto y noble; tus formas ceremoniales y la perfección de tu persona fueron para mí una promesa de felicidad inefable que yo vislumbré en tu caballeresca temple. Desde el momento en que te ví, oh hermoso doncel, te convertiste en la estrella de mi camino, el motivo de mi vida que habita en lo más profundo de mi corazón. ¡Rochir, ajeno e inalcanzable Rochir! La dulce fuerza de tus miembros me venció, y ahora siempre, siempre escucho entre mis sueños tu voz perdida llamándome desde los cielos. Yo cantaré de ti lo que jamás se ha cantado sobre hombre alguno. Eres tú, mi Rochir, tú eres mi única y venerada inspiración.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s