El Maestro

Durante aquellos días no podía mantener la mente alejada de él. Ni un solo momento. Ni un instante. Ni un segundo.
Cada día y cada noche hurgaba libros, buscaba en Internet; las películas de Peter Jackson siempre estaban puestas en mi DVD; cada segundo en mi vida iba acompañado de mis inflaqueables intentos por escrutar en la mente de él, por descubrir algo nuevo, por saber más.
Desafiaba virtualmente a personas a que me vencieran en trivias, corroboraba datos, respondía mis dudas. Aquel fue el tiempo en que mi afición Tolkiendil tocó su punto cúlmine… fue la época en que mi cerebro fue llenado de información más rápidamente. Aprendía quenya y sindarin, escribía por vez primera en tengwar… estudiaba mapas de Arda. Mi vida era Tolkien, giraba completamente en torno a él y a sus obras. Supe entonces que no había dios más que Ilúvatar, que el calendario más exacto era el de los Elfos. Tolkien, mi maestro, se transformó en mi religión… hasta hoy.
Concluí todo esto cuando me pregunté cuál era la afición más grande en mi vida, cuál era mi máxima veneración, lo que yo consideraba la mejor y más extraordinaria obra del hombre. Sin duda la palabra escrita era esto, la hazaña más grande lograda por el ser humano, el lenguaje. Evidentemente de esto derivan las obras literarias, mi pan mental, y de entre lo mucho que he leído en mi vida las obras de Tolkien son las que más me han enseñado, en todos los sentidos que pueda imaginarse. Tolkien, el máximo autor del siglo XX, el genio de la literatura épica… el hombre que hablaba más de quince lenguas. El mayor autor de toda la historia del género fantástico.
Sí… desde aquel noviembre del 2002, cuando en el transcurso de pocos días devoré por vez primera la trilogía de El Señor de los Anillos, el mundo imaginado por Tolkien jamás pudo desprenderse de mí. Tolkien y sus ideas no solo modelaron e influenciaron inevitablemente mi vida, sino que también determinaron la narrativa de la segunda mitad del siglo XX. Tolkien sin duda alguna fue el precursor, el creador de la narrativa fantástica en sí, y todo lo que fue escrito posteriormente a sus obras inevitablemente sería hecho tras sus pasos.
Me he preguntado muy a menudo ¿por qué mi corazón brinca cada vez que escucho el apellido Tolkien? Y ahora, con 18 años de edad, al fin me siento capaz de poner en palabras lo que siento por su obra. No es el volumen de sus obras lo que llena mi corazón. Agatha Christie por ejemplo escribió más de 80 novelas a lo largo de su vida [de las cuales he leído 9 y mi alma no por ello está en paz]… y Rowling, la autora de la saga Harry Potter [siete libros estupendos que devoré a medida que se iban publicando] tampoco logra ahondar tan profundamente como Tolkien lo logró en una cosmogonía que comprendía artes, religión, política, cultura, lenguaje… diversidad. No.
Lo que llena de satisfacción el alma del que lee a Tolkien es su narrativa, su trágica y romántica forma de ahondar en los hechos, las maravillosas descripciones de los parajes de la obra que crean imágenes de vivos colores en la mente de quien las lee. Esa sensación que deja tras cada palabra de que hay miles de historias ocultas en cada piedra de la Tierra Media, que cada Elfo, cada Enano, que cada Hombre o hasta cada pequeño Hobbit podrían sentarse contigo junto al fuego y contarte las más fascinantes historias… el hecho que en unas cuantas miles de páginas se narra la creación de todo un mundo, de nuestro mundo, con una mitología completa y propia. Vi entonces por vez primera a su obra como un enorme árbol, lleno de raíces de las que nacerían los siguientes autores del género, con un follaje verde y maravilloso, inmaculado.
Para mí Tolkien permanece inalcanzado.
(Escrito y publicado originalmente en abril del 2009)
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s