La Hija del Bosque

Danza la efímera muchacha del bosque
Haciendo susurrar su falda
al compás de flautas y clarines.
Danza haciendo reveses y reverencias
Ante el viento del norte y el viento del sur
Y el viento del este y del oeste
Que han descendido a la tierra de los hombres
Sólo para ver sus pies moverse,
Posándose apenas y con gracia
Sobre la verde hierba de la primavera.
Y cuando se da cuenta de que ninfas y silfos
Se han detenido al ver tan gráciles movimientos
Entre reverencias y cuchicheos
Hace aflorar su melodiosa voz de miel.
Sí, señores, así fue como la conocí
A la sideral y escurridiza niña de los bosques
Hija de árboles y arroyos, del sol y la luna.
Pero fue hace ya muchos años, yo era joven aún
Y mi corazón desde entonces se pasea
Entre flores silvestres y cantos de plata
Intentando hallar tan sólo una vez más
A Nisha Odé, la Hija del Bosque.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s