17 libros favoritos (2014)

Un amigo me pidió que escribiera una entrada así y me prendió la idea. La verdad, me encanta leer, lo hago por placer y es algo que heredé de mi abuela. Lamentablemente no siempre tengo tiempo para hacerlo, por lo que durante el año acumulo libros y me los devoro todos en el verano.
La lista no está en un orden especial a excepto del primero, que desde toda la vida ha sido mi libro favorito y creo que difícilmente será derrocado.
1. El Señor de los Anillos, de J. R. R. Tolkien
Sin lugar a dudas es mi libro, o saga, favorita. Es más, Tolkien es mi autor favorito de toda la vida y creo que se nota en este blog, pues he publicado bastante acerca de él y su obra.
El viaje del héroe es uno de mis temas favoritos, y la forma en que la pluma de Tolkien va pintando la travesía es tal que es imposible no verse sumergido en la Tierra Media. Tolkien, para mí, es un genio que difícilmente será igualado alguna vez.
El universo de Tolkien no se reduce solo a la trilogía de ESDLA ni a El Hobbit ni a El Silmarillion, los cuales son apenas una pincelada del mundo que creó. He tenido el placer y la suerte de leer casi toda la obra de Tolkien, que incluye Hoja de Niggle, Cartas a Papá Noel, Roverandom, La Historia de la Tierra Media, Cuentos Inconclusos de Númenor y la Tierra Media, El Retorno de la Sombra, Los Hijos de Húrin y además, obras complementarias, como el Diccionario Enciclopédico de Tolkien (que lo tengo plastificado, amo ese libro) y la propia biografía de Tolkien, por Carpenter, que me mostró que la mismísima vida del autor es un viaje tan maravilloso como su obra en sí.
2. Artemis Fowl, de Eoin Colfer
 Artemis Fowl es una saga de ocho libros y está escrito de una manera genial que me recuerda un poco a Harry Potter, no en el estilo narrativo, sino que en todos los cabos sueltos que va sembrando durante la historia y que al final conectan de una forma soberbia e inimaginada. En la trama no se parecen en nada, pero en la intriga y misterio sí, y me atrevería a decir que Artemis Fowl tiene mucho mucho mucho más suspenso.
La trama gira entorno a Artemis Fowl, un niño genio que descubre cómo robarle el oro a los duendes que viven bajo el suelo. Pero ojo, que los duendes son miles de años más avanzados tecnológicament que los humanos, y no le harán el trabajo fácil. Poco a poco Artemis irá sufriendo una evolución e irá además madurando, lo que lo llevará a varios conflictos morales y cambiará la relación que los personajes tienen en la historia.
3. Túneles, de Roderick Gordon y Brian Williams
Recuerdo que hace algunos años escribí en este blog una reseña bastante dura sobre Túneles, y siento que me equivoqué mucho con ella. Hay algunos libros que no puedes paladear inmediatamente, debes dejarlos reposar algún tiempo en los rincones de la mente para, al final, formar una real opinión sobre él. A esto se le llama resonancia. Si un libro tiene una mala resonancia, es porque realmente no te gustó. Con Túneles me pasó al revés.
Túneles corresponde a una saga que actualmente, si no me equivoco, tiene cinco libros publicados, pero yo solo he leído el primero. Para ser sincera he olvidado leer los libros siguientes, tengo el tercer libro nuevo pero no he comprado el dos aún.
El universo es oscuro, literalmente. La mayoría de la trama transcurre bajo tierra y es genial ir excavando agujeros y encontrando mundos perdidos junto con los protagonistas. Si bien hay algunos pequeños detalles que no me gustaron, es un libro que sin dudas recomiendo y que ahora, años después, volvería a leer solo para recordar algunas cosas y poder continuar con la saga, que sin duda debe ponerse cada vez mejor, ya que tiene buenísimas críticas.
 
4. La Noche del Océano, de H. P. Lovecraft
Odio las películas de terror porque soy una cobarde y con los libros me pasa algo parecido, aunque los encuentro más digeribles. Soy tan cobarde, que por ejemplo al leer La Comunidad del Anillo siempre me salto el capítulo de las minas de Moria, porque me da miedo. Pues bien, La Noche del Océano realmente da miedo.
La portada del libro definitivamente me parece perturbadora. Me recuerda a los extraterrestres que aparecen en la película Prometheus (que también me da miedo), pero no es tan perturbadora como los cuentos que trae en su interior.
El libro empieza con el cuento La Noche del Océano, que habla sobre un escritor que se va a quedar unos días a una cabaña en la orilla del mar. Creo que al ir leyendo se va gestando una especie de angustia malsana en el pecho del lector, o por lo menos a mí me pasa eso. Y el desenlace, uff, espeluznante. Tiene además otro cuento que me da mucho miedo, que habla sobre un árbol que es un portal al infierno. Y si bien creo que es un poco masoquista leer libros de terror siendo cobarde, creo que es una obra magistral que merece ser leída. Te deja pensando y los cuentos realmente atrapan y realmente causan en el lector lo que, creo, Lovecraft pretendía al escribirlos.
 
5. Harry Potter, de J. K. Rowling
Harry Potter es una saga tan conocida que no merece ser ahondada en detalles. Prefiero nada más decir que Harry Potter marcó mi infancia y adolescencia de una forma transversal. Su mundo me sacó muchas veces de mis problemas terrenales, reafirmó mi amor por la lectura, y además y lo más valioso para mí, es que gracias a sus libros conocí grandes amigos y grandes personas que siguen en mi vida hasta el día de hoy. Probablemente ustedes estén leyendo este blog ahora y si leen esta parte sabrán que aludo a su amistad.
Además de todo lo anterior, Harry Potter marcó a toda una generación en el mundo entero y contribuyó a fomentar la lectura de grandes y chicos, y sentó además los precedentes para que la literatura fantástica cobrara nuevamente vida, después de estar años de capa caída.
6. Las Crónicas de Narnia, de C. S. Lewis
Es una de mis sagas favoritas y me encanta leerla y releerla. Es tan sencilla, mágica, entretenida, con tantas enseñanzas que quedan para siempre, que sin duda es algo que me gustaría que mis futuros hijos leyeran.
Puse la imagen de la portada de La Silla de Plata porque es mi libro favorito de la saga. Creo que es uno de los pocos que toca el tema del viaje, y sin duda es un viaje lleno de aventuras.
El final de la saga de las crónicas de Narnia es bien freak e inesperado. Narnia nunca fue lo que todos creíamos y termina siendo… otra cosa. Y los personajes… uff, no sé si sería spoiler contar algo acerca del final, teniendo en cuenta que los libros son viejos, pero prefiero no arriesgarme. Creo que leer toda la saga vale la pena tan solo por el hecho de traumarse completamente con el último libro, y cuestionarse la vida y la existencia por meses jajaja.
 
7. La Materia Oscura, de Philip Pullman

Esta es otra saga que tengo inconclusa y que bueno hacer esta lista porque me sirve como recordatorio de que debo terminarla. Solo leí hace años el primer libro, Luces del Norte, y me fascinó. La película (La Brújula Dorada) no le hace ni un pelo de justicia, pues hace ver a esta obra como un libro infantil y siento que no lo es. Toca temas súper profundos como la traición, la moralidad, la censura d elos gobiernos, el desamor, entre otros. Es un universo paralelo al nuestro y sirve además para reflexionar sobre el cosmos y la existencia de otros mundos.
Luces del Norte es sin duda uno de mis libros favoritos, con uno de esos universos extraños que crean ambiente con sentimiento, como si la historia estuviera cubierta por un velo oscuro, no sé como explicarlo. Al leerlo, siento, que es en el fondo lo que más me gusta cuando leo: sentir cosas.
8. Crónicas Marcianas, de Ray Bradbury
Las Crónicas Marcianas es perturbador e interesante. Da un poco de miedo, lo admito, pero el tema no es el terror.
La historia no sigue un hilo argumental único, sino que se corta en varias tramas que siguen una linea de tiempo cronológicamente ordenada aunque no necesariamente contínua ni conectada entre sí por los mismos personajes. Es más, los personajes acá no son los interesantes, sino que es la trama en sí la que brilla con luces propias.
Ésta es la historia de como el hombre colonizó marte, desde el principio, cuando se hicieron los primeros cohetes, hasta el final mismo de la civilización en marte, cuando todo se acaba y el planeta rojo parece haber vuelto a ser un gran desierto. No es muy largo y es un libro que todo ser humano que gusta de la ufología y la astronomía debería leer.
9. Fablehaven, de Brandon Mull

Conoci Fablehaven porque hace unos años le regalé a uno de mis mejores amigos el primer tomo para su cumpleaños. En este verano, 2014, recordé eso y descargué el libro para leer qué era lo que le había regalado, pues para ser sincera no tenía idea de qué trataba. Fue increíble, me quedé tan pegada que en unas dos semanas mas o menos leí la saga completa, en pdf y todo.
Fablehaven transporta justamente a Fablehaven, una reserva de criaturas mágicas custodiada por dos abuelos, cuyos nietos y protagonistas de la saga conocen un día. Viven muchísimas aventuras, algunas divertidas y otras que ponen los pelos de punta, con el suspenso a full. Es una saga que recomiendo a ojos cerrados, próximamente iré a Buenos Aires y pretendo comprarla completa allá, porque me parece una lástima que sea tan cara la literatura en Chile.

10. El Pasillo, de Carolina Pineda

Este libro tiene un significado especial. Más allá de la historia, la trama y el contenido, este libro para mí significa ‘vamos, tú también puedes’. Y es que Carolina Pineda es una joven, como yo, como muchos otros, que con empeño y perseverancia cumplió su sueño de ser publicada por una editorial. Conozco a Carolina y conozco a otros autores chilenos y tengo el agrado de decir que ella tiene los pies bien puestos sobre la tierra, a diferencia de muchos. Es una joven sencilla que con su pluma encanta, y para mí resulta increíblemente inspiradora tanto su historia, como su capacidad, su perseverancia y su actitud.
Uno de mis más grandes sueños en la vida es ser escritora, y Carolina con su libro El Pasillo me inspira a serlo. Por eso, más allá de la historia que nos cuenta a través de personajes como Isabel o Justin, su libro para mí es como un estandarte de lucha, una lucha que se pelea con lápiz y papel o con teclado y word en blanco. Grande, Caro, sigue así.

11. La Iliada y La Odisea, de Homero

La Ilíada y La Odisea son clásicos universales. No creo que merezcan gran presentación, pues todo el mundo los conoce.
Yo los conocí cuando niña, de casualidad hurgando entre los libros viejos que habían en la casa. Había una enorme biblioteca en las bodegas de atrás de mi casa y en la parte de abajo, cajas y cajas con libros que siempre intruseaba. Ahí los conocí, en medio del polvo.
Primero leí La Odisea y luego La Ilíada, y los amé. Muy probablemente ahí empezó mi amor por los libros de viajes y aventuras, por la literatura épica en general.

12. Sueño de una Noche de Verano, de William Shakespeare
Este libro lo leí cuando iba en cuarto medio, como lectura obligatoria. A pesar de que es en realidad una obra teatral y no estoy acostumbrada a este tipo de textos, me encantó. Si bien las relaciones amorosas que se narran acá son un poco retorcidas, el ambiente mágico que prima en el transfondo de las escenas es lo que más quedó grabado en mi memoria. Lo leí dos veces por placer y me fue excelente en la prueba que hicieron de él.
Me gusta la forma en que se mezclan los líos amorosos de dos parejas que se van a casar junto con las maquinaciones de Titania y Oberón, del reino de las hadas. Ocurren muchos malentendidos y disparates y el final es un poco irrisorio pero sin duda es el libro de Shakespeare que más me ha gustado, muy probablemente por lo mágico de sus líneas.
 
13. Las Mil y una noches
Nunca leí completo este libro, solo he leído cuentos sueltos y todos me han gustado. El libro es larguísimo y una vez quise comprarlo en la Feria Chilena del Libro, pero constaba de dos tomos enormes y era carísimo. Espero algún día tener la suerte (y el tiempo) de poder leer el libro completo.
La temática árabe me encanta. Creo que los ambientes arabinescos son muy poco explorados en la literatura occidental y es una lástima, porque ambientar escenas entre arena y palmeras puede ser realmente mágico. Yo he escrito bastante en escenarios de índole árabe y espero un día poder publicar algunas cosas.
14. Entrevista con el Vampiro, de Anne Rice

Amo los libros sobre vampiros, pero no cualquier tipo de vampiros. En la actualidad, los vampiros se han alejado demasiado de su escencia primigenia, que es el puro terror. Los vampiros antiguamente asustaban, y en la literatura actual los vampiros son incluso un objeto de amor… o son estudiantes universitarios. No digo que sea malo, solo digo que, personalmente, si fuera vampiro no gastaría mi tiempo yendo una y otra vez a la universidad.
Anne Rice hace vampiros que me gustan, semejantes a los de Bram Stoker. Dan miedo, pero tienen sentimientos, aunque profundos y no llegan a ser cursis. Son elegantes, solitarios, nocturnos. Esencia real de vampiro, y no vampiros comerciales. Creo que un libro de vampiros siempre puede llegar a ser bueno, si se sabe cómo retratarlos y no se cae en las trilladas historias amorosas de vampiros adolescentes (en las que yo también caí, lo admito).

15. ¡Peligro!, de R. L. Stine

A R.L. Stine lo descubrí gracias a la serie de televisión que yo veía cuando niña, Escalofríos. Moría de miedo con las historias que ahí daban y ya cuando crecí un poco compré algunos libros suyos, que seguían siendo tan terroríficos como la serie.
Es curioso que mi libro favorito de R. L. Stine no sea una historia escrita por él, sino que es una recopilación de sus cuentos de terror favoritos. Me gusta porque es inspirador y porque además las historias que muestra realmente dejan claro el por qué son sus favoritas.
Es un libro rápido de leer, ágil, ligero y muy entretenido. No da taaaanto miedo, pero cumple a cabalidad el objetivo de entretener y mantener pegado al lector. A mi me lo regalaron en una época en que estuve hospitalizada mucho tiempo y lo leí y releí hasta casi aprendérmelo de memoria, porque no cansa. Muy recomedable.

16. Donde los Árboles Cantan, de Laura Gallego

Si puedo definir este libro con una sola palabra diría, sin duda, precioso. Es una de las historias de amor más bellas y poco convencionales que he leído, y no me sorprende para nada pues la autora es Laura Gallego, una de las mejores escritoras hispanas de literatura juvenil, sino la mejor.
El libro trata la historia de Viana, una princesa que al principio es convencional, pero que sufre una evolución muy drástica pero a la vez realista a medida que se desarrolla la historia, que la envuelve en intrigas políticos, dramas morales, romance, aventuras y mucho más.

17. Canción de Hielo y Fuego, de George R. R. Martin

Un amigo mexicano fue el que me instó a leer esta saga y le estoy infinitamente agradecida. Es una de las historias mejor retratadas que he leído en mi vida, con los personajes más marcados, más profundos, más queribles, odiables y entrañables a la vez.

No vale la pena que haga un resumen, muchos ya saben de qué se trata ya sea viendo la serie o leyendo los libros, por lo que solo me limitaré a decir que ruego a los cielos porque George R. R. Martin no muera sin antes terminar la saga y que justamente el final de la saga sea digno de toda la trama que ha ido desarrollando a lo largo de los tomos publicados, y que no mate a mis personajes favoritos, aunque conociéndolo, es bastante probable.
Si no la han leído les recomiendo que lo hagan, aunque los libros son caros y largos. Si en el verano se acuerdan de esto, háganlo, o por último vean la serie, que aunque no es igual y los libros siempre serán mejores, le hace bastante justicia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s