Eres un revólver en mi cabeza

Apúntame, presiona el gatillo… bang.
¿Eso acaso podría ser peor? Me gustaría que chocaras tu auto en mí, que me apedrearas, que me cortaras con una sonrisa. Recházame y haz que me pudra, que implote, que me desangre, que me carcoma.
Apúntame, vamos, apunta y procura tener buena puntería. Un disparo certero y ya nada podrá ser peor, porque después de esto, no hay más. Y oh, hazlo, porque yo te desarmaré con los ojos, miembro por miembro. Me estoy vengando de tu letargo mental en cada momento, ahondando en tus pensamientos, impidiendo tu sinapsis, armando jaleo en tu cerebro. No me moveré de tu cabeza.
¡Una rata enjaulada, eso es lo que soy!
Y te amaré y te odiaré, y caeré en lo absurdo miles de veces antes de que me dispares.
Pero no quiero hacer todo eso.
¿Podrías acabar esto ya?
Dispárame, pon el revolver en mi sien y jala el gatillo. Es una orden, no estoy jugando.
3
2
1
Y lo último que oí fue el silbido del viento cuando la bala se acercaba a toda velocidad.
Bang.
(Escrito y publicado originalmente en marzo del 2010, era muy emo en aquel entonces)
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s