Sobre mí

Nací el 7 de agosto de 1990 en Santiago de Chile. Me crió mi abuela materna, quien nació en 1931, y mi abuelo materno, nacido en 1925. Mi abuela se llama Lidia y fue funcionaria pública durante algunos años en su juventud. Mi abuelo se llamaba Aparicio, fue Carabinero y tras su retiro se dedicó a la vida de campo hasta su muerte, el 30 de agosto de 1995 debido a un infarto.

Durante mi infancia fui la mejor de mi curso y tuve promedio 7.0 hasta sexto básico. Desde séptimo mis notas bajaron y ya no fui la mejor, en parte debido al cambio brusco que significó pasar de un colegio mixto a uno femenino, a la mayor exigencia académica y a mi dificultad para hacer amigos. Aún así fui una buena estudiante, bastante revoltosa pero con buenas notas.

Mis materias favoritas siempre fueron artes plásticas, historia, biología y sobre todo lenguaje, porque disfrutaba mucho leyendo los libros que nos pedían y me encantaba redactar los trabajos que nos pedían. Por el contrario, no me gustaba educación física, música ni matemáticas (esta última materia en gran medida porque me daba terror la profesora). No tuve amigas de verdad en el colegio y en la actualidad solo mantengo contacto con una o dos ex compañeras.

Siempre me gustó escribir. Cuando niña, entre los 8 y 10 años, era aficionada a los diarios de vida. Me gustaba hablar mal de mi abuela en ellos cuando ambas peleábamos, pero dejé de escribirlos una vez en que ella muy furiosa leyó en voz alta lo que yo ponía. Enterré los diarios en el patio. Años después hice un hoyo para desenterrarlos pero no encontré nada, supongo que se deshicieron en la tierra y la humedad.

Leer fue mi pasatiempo favorito desde siempre. Los primeros libros que devoré fueron los Papelucho, pero no fue hasta que leí Harry Potter y el cáliz de fuego (el año 2001 creo) que me hice fanática de los libros, y sobre todo fanática de Harry Potter. Luego leí La cámara secreta, El prisionero de Azkabán y La piedra filosofal, en ese orden. Del quinto en adelante leí los libros a medida que se iban publicando.

En un principio sentí una especie de odio hacia El señor de los anillos, porque lo consideraba la competencia de Harry Potter, hasta que un día un primo estaba viendo La comunidad del anillo en DVD y me quedé a verla. Me gustó tanto que para mi Primera Comunión en el año 2002 pedí de regalo el libro, y a partir de ese día no solté más a Tolkien. Hasta el día de hoy me considero una fan ferviente de su obra y me dedico a leer y coleccionar todos los libros tanto de su autoría como relacionados con él.

Durante mi adolescencia escribí mucho. Cuando conocí internet entraba muy seguido a páginas de fanfiction y publiqué algunos que alcanzaron cierta fama (bajo un seudónimo masculino), pero que jamás mencionaré ni publicaré porque me causan mucha vergüenza. A los 14 años quise dejar de escribir fanfictions y crear algo propio. Fue así como entre el 2004 y el 2011 escribí 4 libros de fantasía ambientados en un mundo llamado Brizendia. Los libros no pertenecen a una saga, son independientes a pesar de que algunos de los personajes se relacionan entre sí.

El año 2008 creé un blog en el que publicaba cuentos, poemas, reseñas y pensamientos. Traspasé todas esas publicaciones a este blog, en el cual jamás dejé de publicar.

En el 2013 creé la mayoría de las páginas de Confesiones de Facebook entre las que destacó Confesiones Metro de Santiago, llegando a tener más de 310.000 seguidores y millones de lecturas mensuales. En esta página escribí múltiples historias que se hicieron virales, hasta que el 17 de agosto del 2014 publiqué una breve historia titulada El español, la fea y la chabacana, que alcanzó los tres millones de lecturas. Un amigo periodista llamado Wilhem me animó a crear una página de facebook y un blog dedicada a continuar esta historia, llamada Pepi la fea, que alcanzó los 110.000 seguidores hasta que en octubre del 2014 facebook decidió cerrarla pues, según ellos, el apodo “la fea” resultaba ofensivo. Ese mismo mes firmé contrato con Penguin Random House, la gigante editorial más grande del mundo por el libro basado en el blog Pepi la fea. Lancé el libro el 6 de marzo del 2015 y para mi sorpresa fue el libro más vendido de Chile en marzo de ese año y estuvo en el ranking de los bestsellers muchas semanas, incluyendo el 2016.

En marzo del 2016 lancé Pepi la fea 2, continuación de la historia, y volvió a ser el libro más vendido de marzo. Además ambos libros (Pepi 1 y 2) estuvieron simultáneamente en el ranking de los bestsellers, convirtiéndome en la chilena más joven en tener dos libros en el ranking.

En marzo del 2016 firmé un triple contrato con Penguin por tres libros más: Pepi la fea 3, El Último Miau y Gordofobia.

Mi primera carrera fue Tecnología Médica. Actualmente estoy entrando al 5to y último año de la carrera de Enfermerìa (2017), correspondiente al internado.